Familia Panic

Familia Panic

Texto: Mónica Escudero Fotos: Rebenque

“El pan que comprabas en las panaderías de Madrid no se parecía a lo que yo entendía por pan, no tenía textura, aroma ni sabor. El primero que hice en el horno de casa era un churro, pero indudablemente era pan”.

 

Si alguna vez vas caminando por la madrileña calle Conde Duque y notas un delicioso, profundo e inconfundible olor a pan, es porque te estás acercando a Panic, la panadería desde la que oficia nuestra familia protagonista de hoy. Javier Marca, ex-director de arte, empezó a hacer pan casi por casualidad, y desde la primera hogaza supo que eso que sentía era para siempre. “El pan que comprabas en las panaderías de Madrid no se parecía a lo que yo entendía por pan, no tenía textura, aroma ni sabor. El primero que hice en el horno de casa era un churro, pero indudablemente era pan”.

panic.jpg

A esta hornada le siguieron unas cuantas más, y su cocina se convirtió en un pequeño obrador para aficionados en el que la harina de fuerza, el amasado a la Bertinet, los brioches, los palos o los bollos estaban a la orden del día. Bárbara Escamilla -periodista- y sus dos hijos Mateo y Luc, disfrutaban de esta afición como lo haríamos la mayoría de los mortales: zampándose las creaciones de Javier a dos carrillos.

Tras decidir que se imponía un cambio de profesión, unos cuantos años de ensayo y error y un par de intentos de negocio de las que terminó desvinculándose, Javier decidió que era el momento de abrir su propio local y empezó a plantearse cómo le gustaría que fuera. Ese sueño se convirtió en Panic, que abrió sus puertas el 2 de diciembre de 2013 y no tardó en convertirse en un punto de referencia para vecinos, restauradores y apasionados de la gastronomía en general. Un tiempo después y a raíz de un ERE en la revista en la que trabajaba, Bárbara tomó una decisión que hacía tiempo que le rondaba y se incorporó al equipo de Panic, encargándose del despacho de pan y la gestión de reservas y pedidos con una sonrisa perenne y organización férrea.

Es fácil ver a sus hijos Luc y Mateo por allí por las tardes, enredando, merendando y repartiendo chistes y achuchones a panaderos, amigos y clientes.

Para Luc, Panic es “la panadería de papá y mamá, donde el pan está muy, muy, muy bueno y casi siempre como ese pan”, mientras que Mateo tiene clarísimo que “es una panadería que no tiene pan normal, porque mis padres lo hacen con más cariño que en las otras panaderías”. Las personas que compran habitualmente -a veces haciendo cola pacientemente en la acera durante un buen rato- los casi 500 kilos de pan diario que producen (solo con harina, agua, tiempo y mucha dedicación) están totalmente de acuerdo con ambos.

Contadnos un recuerdo de vuestra infancia.

Bárbara: Estoy en la playa con mis padres, en unas rocas cerca de la orilla. De pronto, mi madre mete sin querer el pie en un agujero de la rocas y empiezan a salir nécoras. Seguramente fueron unos segundos, pero a mí me pareció eterno y creo que nunca había sentido tanto miedo

Javier: La pasta densa que hacía con galletas, magdalenas y colacao para desayunar, y las galletas María con mantequilla (hecha en casa de mi abuela Elvira) y azúcar. Las comía por docenas. Eso y los garbanzos fueron mi dieta oficial hasta los 16 años.

panic.jpg
panic.jpg
panic.jpg

 

¿Qué le dirías, si pudieras, a tu ‘yo’ pequeño?

Bárbara: 'Ten mucha paciencia. El tiempo y tu cabeza colocan siempre las cosas en su sitio.'

Javier: 'Dile a tu hermano que no vaya en moto a la Cruz Verde ese fin de semana de julio de 2000. Insiste.'

 

¿Qué es lo que no sabías sobre la paternidad? Algo que nunca nadie te dijo.

Bárbara: Que, más que preocuparse, hay que ocuparse.

Javier: Que nada sirve y todo sirve.

panic.jpg

 

Mateo y Luc, ¿qué queréis ser de mayores?

Mateo: Dibujante de cine.

Luc: Futbolista. Delantero del Barça.

 

Mateo y Luc, ¿qué es lo que más os gusta de vuestro hermano?

Luc: Mateo me hace sentir protegido.

Mateo: Me gusta mucho cómo baila Luc.

 

Habladnos de vuestra mascota, el hamster Tuk.

Luc: Me encanta cómo come y cómo se lava la cabeza.

Mateo: Le encanta cómo come las pipas de calabaza y cómo duerme.

 

¿Cuál es el mejor plan para un fin de semana, familia?

 Quedarse en casa (excepto para Javier, que sería salir al bosque).

¿Y el peor?

Tener que hacer la compra en un centro comercial. Por Dios.

¿Cuáles son vuestros libros favoritos?

Harry Potter y Bone (Luc). Tom Gates y Quidditch (Mateo). Historias de cronopios y de famas (Bárbara). El Artesano, de Richard Sennett (Javier, “pero, con el poco tiempo que tengo ahora, soy más de revistas”).

¿Y vuestras películas?

Harry Potter (Luc). Harry Potter y las reliquias de la muerte (Mateo). Tal como éramos (Barbara). Blade Runner (Javier).

 

Una canción que os guste mucho: Can't Stop the Feeling (Luc). Shape of you (Mateo). American Pie (Barbara). Cantos mongoles (Javier).

 

¿Hay algún un juego al que os encante jugar en familia?

El Tabú y el Dixit.

 

Pedid un deseo.

Que Mateo y Luc hagan pis sin salpicar.

 

Es la hora de comer. ¿Qué es lo que más os apetece?

De picoteo: pan con lo que haya.

 

¿Y para cocinar todos juntos?

¡Pizza!

panic.jpg
panic.jpg
The Green School

The Green School

Visitamos la Feria de Bolonia

Visitamos la Feria de Bolonia