Se cuela la luz del sol a través de las ventanas, abres los ojos lentamente mientras notas unos piececitos clavadados contra tus costillas. Un poco más allá no consigues distinguir de quién es el brazo que sale por detrás de la almohada o las piernas que emergen bajo las sábanas,

Ruegas por un café caído del cielo, pero no hay manera...así que te levantas, lo haces y te lo llevas a la cama de nuevo, como si fuera uno más de la familia. Algunas galletas, un poco de fruta y un par de vasos de leche para los piececitos que se estiran y las cabecitas que se desperezan reclamando algo para desayunar.

No hay prisa, estamos juntos, todo lo demás puede esperar.

Estas son nuestras mañanas, las de verdad, las del fin de semana, cuando nos damos los buenos días durante todo el día.

Y esta es nuestra revista, la que leeremos con calma cuando encontremos “ese” momento de calma, porque habla de nuestra familia y de otras familias, con las que aprendemos y compartimos trocitos de vida.

 


Idea y creación: Mariló Martín y Bárbara Martínez.

Dirección artística: Latibule Studio